La regla del 90-10

La regla del 90/10

8 junio, 2017 by Miguel Marquez No Comment

A principios de curso siempre comento a mis alumnos esta regla para que al menos tengan un poco de verdad sobre la asignatura que van a cursar. A mí siempre me fascinó saber cómo se aprendía de manera eficiente y rápida. De hecho no sé cómo se hace bien del todo para otras materias. Sin embargo, en lo que se refiere a aprender un idioma, creo que ya empiezo a comprenderlo mucho mejor.
A aquellos discentes que tratan de hacerse con otro código lingüístico, siempre les enfatizo la regla del 90/10 regla para que entiendan que cursar una asignatura, al igual que cualquier tarea en la que nos involucremos, conlleva un compromiso. Y pongo en negrita lo de un compromiso porque si tienes diez, lo más probable es que no los consigas todos, por eso de “el que mucho abarca poco aprieta”. Estos porcentajes se refieren a tal compromiso por parte del estudiante y específicamente al aprender una lengua extranjera cualquiera.
90% del aprendizaje
10% del aprendizaje
Fuera del aula
En el extranjero
Estudiante
Dentro del aula
En el país de origen
Profesor
 
  1. Fuera del aula vs. dentro del aula
Yo no sé como será la experiencia de cada persona. En mi caso yo he aprendido mucho más fuera del aula que dentro del aula. Y que esto lo diga un profesor ya es mucho decir…
Por ponerlo de alguna manera, creo que en el aula se ve la chispa, pero para que se produzca un auténtico fuego del conocimiento hay que coger lo que aprendemos en clase y aplicarlo fuera de ella. Y esto es cierto también en mi experiencia con estudiantes de lengua extranjera, tanto adolescentes como adultos. Su aprendizaje es más rápido, intenso y duradero cuando lo iniciado en el aula se explora, potencia y maximiza fuera de ella.
  1. En el extranjero vs. en el país de origen
En otros posts ya vimos las ventajas de estudiar un idioma en el extranjero desde el punto de vista económico (véase Emplea tu tiempo y tu dinero sabiamente al aprender una lengua), temporal (lean Hablar con soltura una lengua extranjera: ¿7 semanas o 7 años?) y personal (miren el capítulo gratis de mi libro Do you speak Felicidad en el artículo ¡Celebramos un año juntos!). Es como comparar la velocidad del sonido con la velocidad de la luz. ¿Cómo de rápido quieres ir tú y hasta dónde quieres llegar?
  1. Estudiante vs. profesor
A mi modo de ver el profesor no es la fuente de conocimiento supremo de la que deben beber todos los alumnos. ¡Y menos mal porque si no hace mucho tiempo que me habrían dejado seco! La función del docente es más bien suscitar la curiosidad, motivar y asesorar el aprendizaje del alumno. De manera que, si el estudiante no aprende un idioma no es porque “el profesor era muy malo”, sino porque quizás no supo despertar ese lado curioso que todo ser humano tiene.
Aunque es cierto que yo aprendo mucho de y con mis estudiantes, en última instancia su aprendizaje –al menos en las franjas de edad con las que trabajo– depende sobre todo del nivel de compromiso que cada uno de ellos se ha impuesto. Continuando con la analogía del conocimiento como agua y como dicen los ingleses “You can take horses to the river, but you can’t make them drink”, traducido como “Puedes conducir los caballos al rio, pero no puedes hacer que beban”. Es decir, que no se puede forzar a nadie a aprender algo que no quiere o que no está preparado para aprender.

 

Como paralelismo, aquí os dejo el Principio de Pareto o Ley del 80/20. Muy interesante en muchos aspectos y aplicable a diversas áreas de nuestra vida. Este vídeo la aplica también al concepto de productividad y aprendizaje del inglés.

 

¡Nos vemos pronto y feliz idioma a tod@s!

Imagen tomada de: https://pixabay.com/es/continentes-globo-inicio-1345508/

About Author

Miguel Marquez
  •  

Leave a Comment

Feel free to leave us a comment. Just simply enter the form below and click Submit.